Todas las entradas de admin

OBLIGACIÓN DEL  CERTIFICADO  DE EFICIENCIA ENERGÉTICA:

En cumplimiento de la Directiva 2010/31/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 19 de mayo de 2010, traspuesta por el Real Decreto 253/2013 de 5 de abril, desde el pasado 1 de junio de 2013, si usted quiere vender o alquilar su piso– sea de nueva construcción o no- deberá entregar al Vendedor o al Arrendatario una copia de este certificado. Este certificado también es obligatorio en el caso que el Bien Inmueble sea un local.

Ahora bien, se exceptúan de esta obligación:

-Aquellas viviendas cuyo uso sea inferior a cuatro meses al año y con un consumo previsto de energía inferior al 25 por ciento de lo que resultaría de su utilización durante todo el año.

-Construcciones provisionales cuyo plazo previsto de utilización sea igual o inferior a dos años.

– Edificios o partes de edificios aislados con una superficie útil total inferior a 50 metros cuadrados. Es decir si usted tiene una casita en la montaña de menos de 50 metros cuadrados, también quedará exento de este deber.

Este certificado tendrá una validez de diez años. Las sanciones aparejadas  a la no realización de este certificado son importantes, a modo de ejemplo les informamos de las más comunes:

-Infracciones muy graves: de 1.001 a 6.000 €:  Publicitar la venta o alquiler de un inmueble sin tener el certificado en vigor, registrado y falsear la información del certificado.

– Infracciones graves: de 600 a 1.000 €: Vender o alquilar un inmueble sin entregar al comprador o arrendatario el certificado energético registrado, no registrar el certificado en el órgano competente en certificación energética de su Comunidad Autónoma.

– Infracciones leves: Publicitar la venta o alquiler de un inmueble sin mencionar la calificación energética obtenida o no renovar el certificado energético cuando venza su periodo de validez.

Si está pensando en vender o alquilar su vivienda y todavía no tiene el Certificado de Eficiencia Energética, llámenos.

 

Blog

¿Por qué es importante tener un Administrador de Fincas?

Es cierto que la ley no obliga a tener un administrador ajeno a la finca y es por esta razón que muchas Comunidades deciden no contratar este servicio para ahorrarse un dinerito pensando que se pueden hacer cargo ellas mismas. Pero a veces lo barato sale caro: El tomar esta decisión significa que el vecino que le toque ser Presidente, deberá llevar toda la contabilidad, preocuparse con cumplir las obligaciones fiscales, recibir y gestionar las quejas de los vecinos, preocuparse por el mantenimiento del edificio, estar pendiente que éste cumple con toda la normativa vigente, lidiar con vecinos morosos en el caso que lo haya (muy frecuente en estos tiempos que corren) y un sinfín de dolores de cabeza más que no podrá descuidar.

Dado el ritmo de vida actual, los eventuales Presidentes de las Comunidades, no pueden dedicar a la administración de la finca el tiempo que realmente  requiere, hecho que puede provocar consecuencias económicas para toda la Comunidad (como por ejemplo recargo en las facturas) y lo que es peor y más desagradable: enfados que afecten a la convivencia de la finca.

Por todo ello resulta conveniente que la Comunidad-principalmente impulsada por el extenuado Presidente- tome en seria consideración el hecho de contratar un Administrador profesional, que les dé tranquilidad y confianza, que siempre esté disponible y que lleve sus cuentas al día, con total transparencia, pudiendo en cada momento, cada Propietario consultarlas por internet.

Éstos somos nosotros. Bienvenido.

 

¡Por qué es importante contratar un Administrador de Fincas profesional?

Es cierto que la ley no obliga a tener un administrador ajeno a la finca y es por esta razón que muchas Comunidades deciden no contratar este servicio para ahorrarse un dinerito pensando que se pueden hacer cargo ellas mismas. Pero a veces lo barato sale caro: El tomar esta decisión significa que el vecino que le toque ser Presidente, deberá llevar toda la contabilidad, preocuparse con cumplir las obligaciones fiscales, recibir y gestionar las quejas de los vecinos, preocuparse por el mantenimiento del edificio, estar pendiente que éste cumple con toda la normativa vigente, lidiar con vecinos morosos en el caso que lo haya (muy frecuente en estos tiempos que corren) y un sinfín de dolores de cabeza más que no podrá descuidar.

Dado el ritmo de vida actual, los eventuales Presidentes de las Comunidades, no pueden dedicar a la administración de la finca el tiempo que realmente  requiere, hecho que puede provocar consecuencias económicas para toda la Comunidad (como por ejemplo recargo en las facturas) y lo que es peor y más desagradable: enfados que afecten a la convivencia de la finca.

Por todo ello resulta conveniente que la Comunidad-principalmente impulsada por el extenuado Presidente- tome en seria consideración el hecho de contratar un Administrador profesional, que les dé tranquilidad y confianza, que siempre esté disponible y que lleve sus cuentas al día, con total transparencia, pudiendo en cada momento, cada Propietario consultarlas por internet.

Éstos somos nosotros. Bienvenido.